La niñez,.
No escribes una hombre novela, pues no pasa nada.
El bien antigua y chat el mal es sexo una convención.Ese libro es de mis prostitución preferidos soltera con Una vida inesperada (Anagrama, 1997) y La señora Berg.Para mí aquello regalos fue una satisfacción personal.Me encontré con un lenguaje que sport era petardas muy cercano, entendía esa voz barojiana.La Señora Berg es uno chicas de mis personajes a mujeres los que les tengo mucho cariño.Tuve una relación muy especial con los dos.Ya en putita El bandido doblemente armado están mis historias, antigua retazos enmascarados de mi citas vida.Fue como regreso a casa, no? Es un libro que surge del silencio.
Los personajes pues se van haciendo con sus pequeñas enfermedades morales.
Nadie te regala nada y nunca están las puertas abiertas.
O así king lo percibí.Hay una especie de mundos paralelos, lo que escribo y lo que vivo, y ambos son independiente como una extraña doble vida.Yo caseras estaba ahí, escribiendo y escribiendo como una posesa.Yo vivía en Isla Vista en Santa Bárbara, un barrio de estudiantes Está arriba de un acantilado, en un barrio de casas bajas, fisicoculturistas esporadicas sofás en la calle, música a todas horas, aquello era alegre, escort implicaba querer disfrutar de la vida.La novela, al ser una construcción, una casa, una arquitectura, siempre adquiere unas características más simbólicas.Ya, claro, sí, chillan letra pero eso más tarde de El bandido chicas doblemente busco armado.Desde que llegué de Estados Unidos no paré de escribir.Burdeos es el extranjero.Este de Baroja mismo, Lúcida melancolía.Es una novela sintética, breve, está todo muy comprimido, y de cada capítulo ves que hay un germen de muchísimo más.Tuvo la sensación de que perdía capitulo prestigio?


[L_RANDNUM-10-999]