Por fin lo podía decir.
Hacía ya mucho rato que contacto habían sonado escort las tres y media, cuando el chicas Retor creyó percibir un ligero chirrido y que se abría el postigo de su casa.
Pascualogritó el viejo pescador con edad voz algo temblorosa.Cesaron los tambores en sus destemplados redobles; apagaron las trompetas sus lamentables alaridos; callaron las fúnebres músicas; quedáronse las dos imágenes inmóviles frente á elizabeth frente y sonó una vocecita quejumbrosa cantando con plata monótono ritmo unas cancioncillas, en las que se describía lo conmovedor del mujeres encuentro.Y la pinche mujercita, siempre con la cabeza baja, tirando de los flecos de su mantón, masculló algo confusamente sobre su marido, y al fin dijo con lentitud:.Pero cuando fueron á verle para tomar órdenes los tripulantes de Flor de Mayo, todo lo había olvidado, todo.Ya no faltaba más que el cordaje, las redes y demás artefactos; pero para eso estaban trabajando los mejores hilanderos buscar de la playa, y antes del 15 la barca estaría completa y podría presentarse tan hermosa como una novia que va á casarse vestida.Ya no imaginaba terribles castigos; no pensaba nada, y más de una vez se preguntó qué hacía allí.Los gasómetros caían con desmayo entre sus férreos tirantes como estómagos fatigados por la nocturna indigestión, y la colosal chimenea de ladrillo lanzaba en lo alto sus últimas bocanadas negras y densas, que se esparcían por el espacio con caprichoso serpenteo, cual un borrón resbalando.No era posible: una mujer tan buena, y además con un hijo, con Pascualet, al que quería tanto!Pues whatsapp adelante; no sería su tío madrid quien le quitase la idea, tanto más cuanto que le gustaba ver que los de la familia se cansaban de ser unos piojosos y deseaban hacer carrera.Los hermanos deben ayudarse en los malos trances; nada más natural, y por esto Rosario, aunque á regañadientes, iba á casa de Dolores y consentía que Tonet reanudase una amistad íntima con su cuñada.No había para irritarse tanto, hija mía.Se reía el maldito con la carcajada bonachona que tantas burlas le valía allá en el Cabañal.Y el puño de la bruja del mar, hinchado casada y enorme, amenazaba siempre á la ciudad, mientras su boca vomitaba injurias. Pero el chico era testarudo.
Había estado en la ciudad para comprar lo que le faltaba en su encuentros equipo de contactos mar, y apostaba un duro á reunión que todos los ricachos del Cabañal, los amos que se comían lo mejor de sexo la pesca sin exponer venezolana la piel, no presentaban una barca.
Todos newark se entusiasmaban con madres el título; lo encontraban dulce y bonito; sus independencia rudas imaginaciones agitábanse con un estremecimiento de poesía.
Que podía tenerse por el más feliz de los mortales, y esto sin carecer de camisa como el hombre dichoso del cuento, pues tenía más de una docena y un pedazo de pan para la vejez.
Las dos cuñadas se miraban frente á reunión frente.
Si no quería verle en peligro, sexo haberlo criado negra para obispo.
El Retor, á pesar de la pátina buscan bronceada que había dado á su tez el ambiente del mar, púsose pálido, con una blancura lívida; vaciló sobre sus robustas piernas como si la verdad le zarandease rudamente, y la sorpresa le hizo tartamudear con angustia.
Ya empezaban los golpes de muerte.Qué enfermo se sentía!Pero se interrumpió en su entusiasmo para mirarle las reunión manos á su hermano.Quería oir toda la verdad?Algunas veces, sobre el lento susurro del agua tranquila, destacábase la voz lejana de una muchacha, como si saliera de bajo de la tierra, entonando una canción buscan de monótona cadencia; sonaba lentamente.Gritó la ronca vieja.Muy bondadosote y tímido, pero una verdadera fiera cuando se trataba de ganar una peseta, y con un cariño loco por la mar, madre fecunda de los hombres valientes que saben pedirla el sustento.Flor DE mayo, i II, iII, iV,.Había que tomar escort fuerza en todos los cafetines del tránsito para subir tales calles y taparse las narices ante las tiendas, miserables tabucos en cuyo umbral fuman en cuclillas los morazos diciéndose Dios sabe qué cosas en su jerga de perros.Examinaba á su hermano con sus ojazos profundos, como si dudase sobre la espontaneidad de aquella risa.Veía acercarse la miseria; pero no una miseria tolerable, sino la que espanta á la misma pobreza acostumbrada á privaciones; la carencia de hogar, la necesidad de tender la mano en las calles para conseguir el ochavo ó el mohoso mendrugo.




[L_RANDNUM-10-999]